MENÚ DEL BLOG

Traductor

lunes, 30 de julio de 2018

RESEÑA "PARÍS DESAPARECE - HÉCTOR MANJARREZ"


Título: París desaparece.
Autor (a): Héctor Manjarrez.
Editorial: Ediciones Era / CONACULTA.
Fecha de publicación: 2014.
Número de páginas: 390.
Compra en: Amazon (papel o Kindle) / Gandhi (papel) / Porrúa (papel) / Ediciones Era (papel)

SINOPSIS

Esta novela evoca un París mítico, el último París mítico: el de los años que desembocarán en las consignas y las barricadas de mayo del 68. El París de De Gaulle en la Presidencia y André Malraux como ministro de Cultura y el belga Jacques Brel y la judía Barbara como los cantores de la ciudad, el de Sartre y Beauvoir en el Café de Flore, el de un pintor enamorado y una bandita de prostitutas y prostitutos y una mujer amada que deja París y un joven que es seducido por una sordomuda en la Cinémathèque de Langlois: un París tan hermoso como despiadado en el que el narrador está dispuesto a morirse de hambre si así tiene que ser, porque así es París.

Lírica, divertida, histórica, melancólica, París desaparece es una novela con el peculiar sabor sardónico de los años sesenta parisienses, narrada en primera persona por un jovencísimo escritor mexicano, casi un niño, asombrado y encantado de lo que está viendo y viviendo, incluyendo sus extrañas relaciones con Sartre, con el susodicho pintor (que pinta un falso Matisse), con su sensual tía Adela de visita, con el bellísimo Alain acusado de asesinato y convertido en transformista, con Didi y Margot, con Jeanne que se fue a Ámsterdam llevando una foto de Quetzalcóatl, y con una vidente rusa a través de la cual se expresa un señor francés que conversa y disputa con André Breton en el más allá. 

MI OPINIÓN
(Sin spoilers)

Saludos, lectores, de nueva cuenta la reseña que el día de hoy les comparto es una colaboración, una vez más gracias a Babelio, su Programa Masa Crítica, Ediciones Era y CONACULTA. ¡Muchísimas gracias por la oportunidad y el ejemplar! 

Antes de adentrarme con la correspondiente reseña, les explico brevemente que Babelio, a grandes rasgos, es una red social para lectores hispanohablantes, fácilmente uno puede registrarse para tener un perfil y ser participante activo en subir críticas, opiniones y citas de todos los libros que vayamos leyendo.

El Programa Masa Crítica está a cargo de Babelio y, en un principio, estuvo destinado únicamente a lectores mexicanos, pero ahora, tengo entendido, también se ha aplicado en España. Se trata de recibir un libro a cambio de una crítica, positiva o negativa, hay total libertad siempre y cuando esté bien argumentada, y hay que publicarla en Babelio y en nuestro blog, si es que tenemos, dentro del plazo de 30 días, contados a partir de que recibamos el libro en nuestra casa, bastante bien, ¿no creen? Además de que podemos postular para el libro que más se ajuste a nuestros intereses del catálogo que cada mes se pone a disposición para el programa.

Ahora sí, pasemos a la reseña del libro "París desaparece" del escritor mexicano Héctor Manjarrez, un escritor que no conocía y que me ha sorprendido de grata manera.

Debo empezar haciendo mención de que la portada es preciosa, en general la edición es muy bonita, en las primeras páginas tenemos una fotografía, un primer plano del Café "De Flore", un café famoso en París, que fue refugio de intelectuales: pintores, escultores, escritores. En este libro, tantas veces es mencionado este café, que puede decirse que es un personaje más de la historia.

El libro está narrado en primera persona por el personaje principal: un joven mexicano que se está formando como artista, aunque se da el lujo, de vez en cuando, de llamarse escritor aunque, como él mismo lo dice, "sólo haya publicado un pinche cuentito". Este joven mal vive en el París de los años sesenta y pasa sus días recorriendo sus calles, aunque no tenga ni un peso en la bolsa, porque para él, París lo vale.
"Me levantaba en la mañana y a más tardar a las diez ya estaba en la calle, transitando sin rumbo como un escarabajo o más bien cucaracha decidida, alejándome del Sena, pero siempre volviendo a él, pues tenía la fortuna de que mi cuarto de sirvienta estaba a sito a sólo una cuadra del río. Ni entonces ni ahora he entendido qué me movía —día tras día, domingos incluidos y días de guardar— a despellejar unos horribles zapatos negros comprados en la avenida Gambetta."
Conforme se va desarrollando la historia, nos encontramos con descripciones, datos históricos y referencias filosóficas de la época, y se nos presenta un personaje asombrado de lo que vive día con día, aunque en ocasiones no sean las mejores experiencias y, sencillamente vemos, a través de sus ojos, lo que fue para él la ciudad Parisina.

Otros personajes con los que nos encontraremos son Manuel, un pintor (también mexicano) apegado a un muy mal amor, Alain y su bandita de delincuentes de poca monta, familiares y videntes, y demás personajes que van dando forma a la historia, que la hacen que se torne divertida y que constituyen el desencadenante de la generalidad de vicisitudes por las que tiene que pasar nuestro joven aspirante a escritor, que sostiene correspondencia con una joven de la que se presume enamorado y que peca de ingenuo en muchas ocasiones.

Hay pequeñas tramas que surgen durante la lectura, pero el tema central de este libro es lo que piensa su narrador, sobre París, sobre los franceses, sobre el amor, la comida e inclusive sobre sus compatriotas con los que de vez en cuando se topa en esa ciudad.

La historia me ha gustado mucho, como ya mencioné, no conocía la obra de Héctor Manjarrez, aunque por lo que pude leer tiene experiencia y por ese motivo la narración de este libro en particular es excelente. El único pero que le pongo al libro son las oraciones en idioma francés que me han despistado un poco y que, por momentos, hicieron que la lectura me fuera menos llevadera; sin embargo, esto no interfirió en mi nuevo gusto por su autor y las ganas de seguir leyendo más de su obra.

En conclusión: Una historia muy bien narrada ambientada en París de los años sesenta, con descripciones detalladas, referencias históricas y artísticas de la época, pero esencialmente que nos presenta una imagen de París a través de la perspectiva de un joven mexicano aspirante a escritor, cuya ingenuidad lo conducen a adentrarse en diversas tramas que hacen que la lectura se torne amena y divertida.

Mi puntuación:
4.5/5
MUY RECOMENDABLE
--------------------------------------------------------------

Sobre el autor (a): Héctor Manjarrez (1945) es narrador, poeta, dramaturgo, ensayista, autor entre otros libros de las novelas Yo te conozco, Pasaban en silencio nuestros dioses, La maldita pintura, El otro amor de su vida y Rainey, el asesino; de los volúmenes de cuentos No todos los hombres son románticos y Ya casi no tengo rostro; y de los ensayos de El camino de los sentimientos y El bosque en la ciudad. También es autor del Útil y muy ameno vocabulario para entender a los mexicanos.

Ha obtenido los premios Diana Moreno Toscano, Xavier Villaurrutia, José Fuentes Mares, Internacional de Novela de la Diversidad y Nacional de Narrativa Colima. Ha sido becario del Centro Mexicano de Escritores y de la Guggenheim Foundation, y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. También ha sido columnista, colaborador y miembro del consejo de redacción de importantes revistas político-culturales. Es profesor titular de tiempo completo en la carrera de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana, plantel Xochimilco (UAM-X).

Nacido en la Ciudad de México, se fugó de ella durante años y vivió en Belgrado, Madrid, Ankara, París y Londres. Es padre de dos hijas.

Antes de dar por terminada esta entrada, sólo mencionar que he estado algo ausente del blog, pero de a poco me pondré al corriente, sobre todo respecto a los comentarios que me han dejado en la iniciativa de "Seamos seguidores", no se me olvida y voy a seguir a todos los blogs que me han hecho el favor de pasarse por el mío, ahora sí me despido, y como siempre estoy atenta a sus comentarios. ¡Saludos a todos!
Lila Tenorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te olvides de dejar tu comentario, siempre procuro devolverlos.